Login
Registrarme como usuario

Reseña: El uso creativo de los acervos fotográficos (O uso criativo de acervos fotográficos)

Autor: Pedro Krap Vasquez. Cuadernos Técnicos de Conservación Fotográfica, Vol.8, texto en portugués.

Reseña: Nadine Vera Bérenger

Ésta pretende ser una reseña de los temas que, a mi parecer, resultan de más relevancia en el texto “El uso creativo de los acervos fotográficos” del Brasileño Pedro Krap, publicado en el Volumen 8 de los Cuadernos Técnicos de Conservación Fotográfica. El objetivo de este escrito es el de promover la curiosidad del lector a través de una visión ampliada del texto, llevarlo a leer esta publicación ya sea en su integralidad o de manera parcial y más profunda, al centrarse en alguno de los puntos de su interés.

Cinco cursos,  sobre el uso creativo de archivos fotográficos, impartidos por Pedro Krap entre 2013 y 2015 en Brasil, dieron origen a esta publicación. Los cursos fueron concebidos con la premisa de que el enemigo de la creatividad es la repetición, por lo que cada curso fue distinto del otro.

Una de las particularidades de Pedro Krap es el paralelismo que hizo entre las técnicas de desarrollo de los cursos y la de los procesos de composición y producción musical. Por una parte, existe una correlación entre la redacción de este cuaderno técnico y la edición de un CD musical: para componer el cuaderno se escogió una sola de las necesarias o motivadoras ideas de cada sesión del curso,  tal como en la música, para la elaboración de un disco, se escoge un tema entre varios, o una versión entre varias de una misma canción.
Otro aspecto en el que se evidencia el paralelismo con los procesos musicales es que Krap propone su texto como una referencia técnica, asemejándolo con una partitura, una estructura básica que puede tener varias interpretaciones o versiones, debido al hecho de que no ofrece fórmulas científicas irrefutables.

 

Reseña: El uso creativo de los acervos fotográfico

 

En este texto, Krap comienza analizando brevemente lo que es la curaduría en los tiempos de las redes sociales: el curador ya no es el “mentor”, el “facilitador” o el intermediario entre el público y el artista. Según Krap, hoy cualquier persona puede tener acceso a la información que antes solía “resguardarse” exclusivamente en el conocimiento de los curadores. El autor sugiere la dificultad en definir el papel exacto del “curador”, y enlista las siguientes cualidades esenciales: Generosidad, Cultura general, Cultura específica o sectorial, Capacidad administrativa, Sensibilidad estética, Independencia mental, Paciencia y Determinación.

En el análisis del autor, los curadores de fotografías son o fueron fotógrafos a su vez, y en algún momento dejaron –aunque sea momentáneamente- la práctica fotográfica por el trabajo de curaduría de trabajos ajenos, labor que obliga a ser antes que nada un facilitador y jamás colocar sus propias convicciones sobre las de los artistas con los que trabaja. Una de las propuestas del autor es la de llevar a cabo y de forma constante el dialogo, la discusión y el contacto directo con los artistas vivos o sus relativos.

Pedro Krap decreta que no existe secreto para asegurar la curaduría o edición creativa de imágenes. Para ayudar a convertir una idea en un proyecto creativo, propone y analiza a diversos autores de corte filosófico y fenomenológico. Éstas son herramientas para el desarrollo del pensamiento creativo. El capítulo finaliza con uno de sus proyectos: “El jardín del conocimiento y de la inspiración” (a partir de la “imaginación activa” de Carl Gustav Jung -1913-) donde el ejercicio de introspección provoca, en un participante estimulado diariamente por su entorno y experiencias personales, el de ser transportado de un modo automático a su espacio creativo individual para elaborar un proyecto.

Krap continúa profundizando en las varias fuentes de inspiración que pueden servir para la realización de curadurías con material fotográfico: acercarse a la documentación especializada en entrevistas, libros y otras exposiciones, así como recurrir a los siguientes autores: John Szarkowski “Looking at Photographs”: leer para producir exposiciones o libros de fotografía y Bruce Bernard “Photodiscovery: A Century of Extraordinary Images (1840-1940)”, novela a partir de material fotográfico.
Los siguientes capítulos del texto de Krap se dedican a algunos casos de estudios del uso creativo de la fotografía en ediciones. En ellos el autor expone la importancia de conocer el público al que las ediciones serán dirigidas, ya sea para adultos o niños, así como la importancia de la magnitud del proyecto (“pensar pequeño”).

Sobre el montaje de exposiciones, Krap propone un esquema básico del orden de un montaje: Antes del montaje, En el espacio Expositivo, Actividades complementarias. Continúa con 10 pasos simples para la curaduría de exposiciones de arte:

  1. Cree el concepto de una exposición de arte
  2. Reserve el espacio y defina el periodo expositivo
  3. Piense en su público
  4. Busque financiamiento para la visibilidad del proyecto
  5. No deje nada en el acaso
  6. Escriba un ensayo, publique un catálogo
  7. Invitaciones y divulgación
  8. Pagina del evento
  9. Conferencia de prensa, Ciclo de conferencias y/o meses redondas, clases y/o talleres.
  10. Inauguración

Sin olvidar la importancia del proyecto educativo.

Conforme avanza en su análisis, Krap pone sobre la mesa un nuevo problema al que se enfrenta el caso específico de material fotográfico: ¿imágenes originales o copias contemporáneas? A manera de respuesta, el autor no sacraliza la copias contemporáneas: éstas  ultimas son una opción para la difusión y la visualización de las imágenes inéditas o nunca impresas, entre otros beneficios.

Reseña: El uso creativo de los acervos fotográfico

Resulta interesante que el autor incluya dentro de ésta publicación el tema de derechos de propiedad intelectual de fotografías históricas y de fotógrafos vivos (o con herederos) así como el impacto de los costos de reproducción y/o renta de fotografías para exposiciones o publicaciones, describiendo las diferencias entre los derechos de autoría y los patrimoniales.

En uno de sus últimos temas del texto, el autor analiza la importancia de saber vender su trabajo así como la de aprender a vender su trabajo. Esta es una realidad tanto para fotógrafos, artistas e inclusive curadores, conservadores, administradores culturales  y promotores de la cultura. Hoy en día, el mundo institucional, museal y del mercado de arte se han sofisticado, sobre todo para curadores o conservadores.
Las habilidades de describir y defender claramente las propuestas tanto por escrito como de forma oral son habilidades indispensables y necesarias. Pedro Krap propone tomar cursos de gestión y desarrollo de proyectos culturales y/o aprender “con quien ya los hace”, es decir documentarse con la información de los que lo han logrado.

Finalmente, Krap expone sugerencias para la elaboración de proyectos, sin olvidar que no existe un modelo ideal para el formato de proyectos, ni fórmulas secretas. Aquí algunos consejos del autor (desarrollados a detalle en el texto original):

Modelo básico dividido en 7 temas:

  1. Enunciado del Proyecto
  2. Propuesta detallada
  3. Propuesta histórica
  4. Metodología de trabajo
  5. Cronograma de trabajo
  6. Portafolio
  7. Currículum

La publicación cierra con algunos ejemplos de ejercicios curatoriales y de edición de fotografías así como exposiciones desarrolladas en distintas instituciones, museos y archivos en Brasil.

 

Reseña: El uso creativo de los acervos fotográfico