Login
Registrarme como usuario

El Archivo Manuel Álvarez Bravo recibió registro nacional en el Programa Memoria del Mundo de la UNESCO

Palabras de Aurelia Álvarez Urbajtel, directora del Archivo Álvarez Barvo pronunciadas durante la ceremonia de los certificados de registro Memoria del Mundo en el Palacio de Mineria el día 21 de febrero de 2016.

“Este reconocimiento significa un merecido lugar y una mayor visibilidad para el legado fotográfico de Manuel Álvarez Bravo.

Para el pequeño equipo  que se ha puesto a su servicio, significa la culminación de once años de trabajo con apoyos públicos, privados e individuales, e invita al compromiso de continuar una labor cuya primera fase concluyó.

En este mundo trastornado, en el que las bellezas naturales del planeta y las riquezas culturales producidas por la humanidad, de las más complejas a las más modestas, están amenazadas por el hombre mismo, hay que celebrar esta iniciativa de la UNESCO, a través del Comité Mexicano Memoria del Mundo, y contribuir con nuestros mejores esfuerzos para desarrollar otras acciones que la refuercen.

A las citadas amenazas  se suma otro peligro: la excesiva mercantilización y la dispersión de los legados artísticos en detrimento de su preservación como colecciones relevantes, únicas y redondas, cuyo depositario natural merecería ser el lugar en el que se produjeron.
No por una hueca voluntad nacionalista, sino  para evitar que a la larga el país vea menguado u opacado el patrimonio cultural que le permite abrirse con soltura hacia el resto del mundo.

Para evitar, también, que el acervo en cuestión, dispersado, extraído del contexto en que se creó,  se haga menos funcional y menos disponible para su difusión en y desde el espacio en que fue creado.

 Don Manuel fue un humanista, un artista de cultura universal y a la vez comprometido con su país, sin aspavientos ni pedantería. Deseaba que sus archivos permanecieran reunidos y no cruzaran fronteras. Esta es la perspectiva del Archivo Manuel Álvarez Bravo, SC.

Así, un proyecto en el que participaríamos con entusiasmo sería  la creación a nivel nacional y con la participación internacional, de espacios de preservación y realce equivalentes, en eficacia y seriedad, a los mejores centros fotográficos del mundo.
Esta idea dirigida a los archivos fotográficos, valdría también para otros archivos relacionados con las demás artes y la literatura.
No dudo que los elementos anteriores son compartidos y que forman parte de las acciones estratégicas que se discuten en la actualidad.

Agradecemos al Comité Mexicano Memoria del Mundo este estimulante reconocimiento al Archivo Manuel Álvarez Bravo, a Fernando Osorio por aconsejarnos que presentáramos nuestra candidatura hace algunos años y a Rosa Casanova por ayudarnos a hacerlo. “